Un número importante de vecinos y vecinas, ya estaban reunidas antes de la llegada de tres camionetas para instalar la puerta metálica que separa una gestión correcta, de una incorrecta.

Los servicios sociales del ayuntamiento de Cornellá de Llobregat y también, por parte de la Generalitat, expulsan y niegan documentos de vulnerabilidad y vivienda, demostrando la realidad de la situación de las familias, que por una situación extrema. no tuvieron la opción de conseguir una vivienda el día de su desahucio. Y no se resignan a vivir en la calle.

La lucha y organización de las vecinas, consigue frutos, después de difundir pos las calles de nuestro barrio, la dejadez por parte de servicios sociales a familias vulnerables.

“Los borroca” ya estaban esperando a la comitiva con unas galletas y café con leche calentito, la opinión de rabia y lucha se respira. La diferencia de ser familias vulnerables y recuperar viviendas de la administración provoca que varios coches de Mossos d’Esquadra y de Guardia Urbana se desplacen antes de la comitiva, eso sin estar explícito en la sentencia.

El canto de las vecinas “Edificio en lucha” y la rabia por ser expulsada de tu vivienda generan el murmullo, ¡¡¡ya esta aquí la comitiva!!!

La espera termina, unas indicaciones de las compañeras y nos desplazamos en grupo taponando la entrada del edificio: no estamos tod@s.

La comitiva quiere el piso, la familia afectada quiere luchar y vivir en un barrio donde tienen
los servicios que necesitan para su hij, pues la escolaridad de la niña a mitad del curso, peligra.

La familia afectada no tiene solución de vivienda, la negativa y la indiferencia por parte de los servicios sociales del Ayuntamiento de Cornellà es la respuesta.

Claramente, la falta de vivienda y las compañeras en la puerta, inclina a la comitiva, volverán el 21 de mayo, con fuerzas represoras del estado para ejecutar el desahucio.

Ahora más que nunca, es el momento de movilizarse.

CASA SIN GENTE, GENTE SIN CASA