COFAVU; colectivo formado por familias en estado de vulnerabilidad residencial en el edificio de la Comunidad C/ Josep Duran i Campderrós nº 12, de Cornellá de Llobregat. A lunes 03 de febrero 2020.

Los cortes de suministros básicos dejan a nuestras familias vulnerables y desprotegidas, ante la ausencia de agua, gas o electricidad, con las consecuencias que esto tiene en términos de salubridad, de salud, higiene y dignidad personal.

Con la intención de poner en conocimiento de las distintas Administraciones el caso y con la voluntad de encontrar una solución para los afectados, los abajo firmantes:

  • Bx-5ª: Familiai monoparental con hija con discapacidad del 47%,
  • 1r-4a: Matrimonio con tres hijos menores; madre y una niña enfermas del corazón, con discapacidad del 15%,
  • 1r-5a: Compuesta por la madre e hija. La hija tiene epilepsia,
  • 1r-6a: Familia compuesta por el matrimonio y 2 hijos..
  • 2n-1a: Matrimonio con 5 hijos, de edades de 2 hasta 13 años.
  • 3r-5a: Compuesta por el matrimonio y 1 hijo de cinco meses. La madre está operada del corazón y necesita un ambiente relajado, 45% de discapacidad.
  • 4t-2a: Compuesta por el matrimonio y una hija menor.

El pasado día 3 de enero, se cortó el suministro de agua a todos los afectados y afectadas. Desde el día 10 de enero se están produciendo cortes de suministro de gas aleatorios, en franjas horarias nocturnas y en fines de semana.

Nada más producirse estos cortes, nuestro colectivo vecinal acudió a los servicios sociales. Nos dijeron que eran conocedores de estos hechos y que en el transcurso del día volverían a darnos servicio. Al día siguiente acudimos ante el Sindic de Greuges, donde presentamos las quejas correspondientes. El Sindic nos explicó que la queja tardaría un tiempo pero que él se pusiera en contacto telefónico con la jefa de las asistentas y nos consta que así lo hizo, pero todo continúa igual.

Es por esta falta de respuesta de las administraciones y Servicios Sociales por lo que hoy nos hemos visto obligados a conectar directamente el suministro de agua, dada la emergencia de riesgo de insalubridad inminente y la potencial falta de asistencia de nuestros hijos a los colegios por falta de higiene.

Reclamamos

  • El cese de todos los cortes de suministros a familias con vulnerabilidad
  • El inicio de contratos de alquiler social según las condiciones de decreto de ley 17/2019.
  • Las distintas Compañías Suministradoras deberán dirigirse a la Administración para comprobar la situación de las familias que no abonan sus recibos. Si sufren vulnerabilidad económica, no podrán cortarles el suministro y el coste será asumido por las compañías, tal y como establece la Ley 24/2015.
  • Reclamamos que se respete y se garantice el cumplimiento del artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Observación general Número 4 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, por un nivel de vida digno, una vivienda adecuada con acceso a suministros básicos como luz, agua y calefacción.
  • Del mismo modo, necesitamos que se cumpla la legislación europea sobre suministro eléctrico, que obliga a los Estados miembros a proteger a los usuarios vulnerables y a prohibir los cortes de luz en periodos críticos (artículo 3 de la Directiva 2009/72/CE, de 13 de julio de 2009).
  • De acuerdo con la Ley 24/2015, el protocolo establece el procedimiento que hay que seguir para garantizar el agua a todo el mundo que lo necesita.
  • Según este documento, Aigües de Barcelona tendrá que solicitar un informe de valoración de la situación de exclusión residencial a los servicios sociales del ayuntamiento.
  • En el caso de que los servicios sociales indiquen que se trata de una persona o de una unidad familiar vulnerable, la compañía garantizará el suministro.
  • Este protocolo ya ha sido firmado por los ayuntamientos de Sant Adrià de Besòs, Begues, Esplugues, Cornellà, Sant Joan Despí, Sant Climent, el Papiol, Santa Coloma de Cervelló, Montcada i Reixac y Castelldefels, y en teoría pone de manifiesto el compromiso que la compañía adquierió con la ciudadanía y, en este caso concreto, con las familias en situación de vulnerabilidad.